Constitución de empresas y alta autónomos

Una de las primeras decisiones a adoptar a la hora de iniciar una actividad económica es el modelo bajo el cual se va a llevar a cabo dicha actividad: bien directamente por el interesado/a o bien a través de una forma jurídica empresarial. Los costes y las repercusiones de esa decisión pueden tener mucha trascendencia en el futuro. Por ello, es especialmente importante no precipitarse a la hora de tomar esta decisión.

Una vez estudiado el Plan de Negocio y analizada su viabilidad por el promotor o promotores, el siguiente paso es la elección de la forma jurídica a adoptar (autónomo, sociedad civil, limitada, anónima…). En Your Tax World le ayudamos a elegir el modelo que más se ajuste a sus necesidades y a cumplir con los trámites legales y fiscales que sean necesarios.

Nuestros servicios, entre otros:

Constitución de empresas (solicitud de denominación social,  redacción de los estatutos y asistencia en los   distintos trámites  requeridos ) y su inscripción en el Registro Mercantil

En el caso de Autónomos, ayuda a la elección del modo de tributación: general (estimación directa) o módulos (estimación objetiva).

Alta en  al Administración Tributaria (alta de actividades económicas)

Alta en el régimen correspondiente de  la Seguridad Social

Alta y trámites  en  otros organismos, cuando sea preceptivo  ( Ayuntamientos , Turismo, Sanidad, etc)

A continuación le mostramos un cuadro comparativo con las principales formas jurídicas y, en la parte inferior, algunos aspectos a tener en cuenta para hacer la elección.

La información detallada bajo estas líneas   no constituye un compromiso por nuestra parte, ya que la legislación mercantil es cambiante y los datos podrían no estar actualizados en el momento de su consulta. No debe tomarse en consideración sin consultar previamente  con un profesional.

Tipos de Empresas – Formas Jurídicas de Constitución:

TIPO NºSOCIOS CAPITAL RESPONS.
AUTÓNOMO - No existe mínimo   inicial Ilimitada
SOCIEDAD CIVIL 2 o más No existe mínimo   inicial Ilimitada
COMUNIDAD DE BIENES 2 o más No existe mínimo   inicial Ilimitada
SOCIEDAD LIMITADA Mínimo 1 3.000 € Limitada al capital   aportado
SOCIEDAD ANÓNIMA Mínimo 1 60.000 € Limitada al capital   aportado
SOCIEDAD LIMITADA   LABORAL Mínimo 3 3.000 € Limitada al capital   aportado
SOCIEDAD   ANÓNIMA  LABORAL Mínimo 3 60.000 € Limitada al capital   aportado
COOPERATIVA Mínimo 3 1.800 € Limitada al capital   aportado

Datos a tener en cuenta en el momento de efectuar la elección

A continuación se indican algunos aspectos a tener en cuenta:

Tipo de Actividad a ejercer

La actividad que vaya a desarrollar la empresa puede condicionar la elección de la forma jurídica en aquellos casos en que en la normativa aplicable establezca una forma concreta. Se trata de excepciones a la regla general de libertad de elección. Además, algunas Administraciones excluyen ciertas formas jurídicas para solicitar determinadas ayudas y subvenciones.

Número de promotores

El número de personas que intervengan en la actividad puede condicionar la elección. Así, cuando sean varios promotores, lo aconsejable será constituir una sociedad. No obstante, hay que recordar que es posible constituir una sociedad anónima, limitada o limitada nueva empresa, con un sólo socio (sociedad unipersonal).

Responsabilidad de los promotores

Este es un aspecto muy importante. La responsabilidad por las deudas contraídas puede estar limitada al capital aportado (sociedades anónimas, limitadas…) o ser ilimitada (autónomo, sociedad civil y comunidad de bienes), afectando en este último caso tanto al patrimonio empresarial como al personal, cuando el empresarial no es suficiente para cubrir las obligaciones asumidas.

Necesidades económicas del proyecto

En principio las sociedades civiles son más baratas en su constitución ya que no es necesaria su inscripción en el Registro Mercantil y, por lo tanto, tampoco tienen que pasar por el Notario. Además, no se exige capital inicial mínimo. Sin embargo, la Sociedad Limitada, la Anónima, las Sociedades Laborales y las Cooperativas de Trabajo exigen escritura notarial y un capital mínimo para empezar. Sin embargo ese desembolso inicial puede compensar si lo que se pretende es limitar la responsabilidad futura a ese capital y por lo tanto proteger nuestro patrimonio personal.

Aspectos fiscales

Otra diferencia entre unas sociedades y otras se encuentra en la tributación a través del IRPF en el caso de autónomos, sociedades civiles y comunidades de bienes, o bien a través del Impuesto de Sociedades en el resto de sociedades. En el IRPF se aplica un tipo impositivo progresivo que va elevándose según van incrementándose los beneficios. En el Impuesto de Sociedades se aplica un tipo fijo, que con carácter general es del 30% (para los periodos impositivos que se inicien a partir del 1 de enero de 2008).

Imagen ante los clientes

Muchos clientes y proveedores se fijarán en la forma jurídica de la empresa para determinar la mayor o menor permanencia de la misma, y, por lo tanto, la mayor o menor fiabilidad. Las sociedades mercantiles (limitada o anónima) dan mayor sensación de permanencia.

MFQ 2: sociedades de Responsabilidad Limitada

Respecto a las características de la Sociedad Limitada (S.L. o S.R.L.), se trata de una sociedad mercantil cuyo capital está dividido en participaciones iguales, acumulables e indivisibles, que no pueden incorporarse a títulos negociables ni denominarse acciones. La responsabilidad de los socios se limita al capital aportado.

El número mínimo de socios es 1 (Sociedad Limitada Unipersonal), y el capital inicial mínimo es de 3.000 Euros. Este capital debe ser íntegramente desembolsado.

Se pueden aportar bienes o derechos valorables económicamente. De la realidad de las mismas y su valoración responden solidariamente, frente a la Sociedad y los acreedores, los fundadores, socios y quien adquiera una participación desembolsada mediante una aportación no dineraria, salvo que la aportación haya sido valorada por perito.

No puede ser objeto de aportación el trabajo o los servicios.

A partir del 29 de septiembre de 2013, tras la entrada en vigor de la Ley de apoyo a los Emprendedores, se abre la posibilidad de constituir una sociedad limitada sin depositar el capital inicial de 3000 euros, aunque sometida a una serie de obligaciones para proteger a terceros: es la llamada Sociedad Limitada de Formación Sucesiva.

Si se constituye una sociedad limitada con un único socio (Sociedad Limitada Unipersonal), debe hacerse constar en toda la documentación, correspondencia, facturas y en los anuncios legales (S.L.U). El cambio de socio único y la pérdida de la condición de unipersonal debe hacerse constar en escritura e inscribirse en el Registro Mercantil.

Si una Sociedad Limitada adquiere la condición de unipersonal y transcurren seis meses sin que se haya inscrito en el Registro Mercantil, el socio único responderá personal, ilimitada y solidariamente de las deudas sociales contraídas durante el período de unipersonalidad.

La administración puede ser desempeñada por un Administrador Único, dos o más Administradores solidarios o mancomunados, o por un Consejo de Administración compuesto por un mínimo de tres y un máximo de doce consejeros. Vea más detalles sobre las distintas formas de administrar la sociedad.

La transmisión voluntaria de participaciones entre socios, entre cónyuges, ascendientes o descendientes o sociedades del mismo grupo es libre, salvo que los Estatutos establezcan lo contrario.

Si la transmisión está dirigida a un tercero requiere consentimiento previo de la Sociedad. Se consideran nulas las cláusulas estatutarias que hagan prácticamente libre la transmisión voluntaria por actos “inter vivos”.

Antes de proceder al reparto de beneficios es requisito legal aplicar a la Reserva Legal el equivalente al 10% del beneficio, al menos hasta que dicha Reserva alcance el 20% del capital social. Solo se pueden repartir dividendos con cargo a beneficios si el valor del patrimonio neto contable no es, a consecuencia del reparto, inferior al capital social.

A partir del 1 de septiembre de 2010, estas sociedades se regulan por la Ley de Sociedades de Capital, que deroga la anterior Ley 2/1995, de Sociedades de Responsabilidad Limitada.

Ventajas Inconvenientes
Solución para pequeñas y medianas   empresas con pocos socios y capital inicial (3.000 euros). Trámites más complejos en su   constitución. Debe elaborarse Escritura ante Notario e inscribirse en el   Registro Mercantil.
La responsabilidad de los socios   es limitada. Protegerá así su patrimonio personal. La participación en la sociedad   dependerá del número de participaciones de las que se disponga. Si el número   de participaciones es bajo, tendrán que aceptar las decisiones de la mayoría.
El impuesto de sociedades permite   realizar múltiples deducciones. La futura transmisión de las   participaciones está limitada en favor de ciertas personas y siguiendo   ciertas reglas.
Un sólo socio puede constituirla (Sociedad   Limitada Unipersonal  

AUTÓNOMOS

El trámite mínimo para darse de alta como autónomo comprende el alta en hacienda y en la seguridad social. En el caso de que vaya a abrir un local o establecimiento, también tendrá que tramitar en el Ayuntamiento la licencia de apertura, y si fuera a realizar obras de mejora o acondicionamiento, la licencia de obras. También deberá comunicar al organismo de tu CCAA competente la apertura del centro de trabajo y legalizar el libro de visitas ante la inspección de trabajo. En el caso de que fueras a contratar algún trabajador deberá realizar una serie de trámites adicionales.

1. Alta en Hacienda

El primer trámite que debes realizar es darte de alta en Hacienda antes de iniciar tu actividad. Para ello debe presentar la declaración censal (modelos 036 y 037), en la que notificarás tus datos personales, la actividad a la que te vas a dedicar, la ubicación de tu negocio y los impuestos que tendrás que pagar.

Cada vez que haya una variación en estos datos deberás presentar de nuevo el modelo 036 o 037 con la correspondiente modificación.

2. Alta en la Seguridad Social

En un plazo de 30 días desde que te des de alta en Hacienda deberá darte de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social. Para ello tendrá que presentar el modelo TA0521 en alguna de las administraciones de la Seguridad Social junto con fotocopia del DNI o equivalente y fotocopia del alta en Hacienda. En el caso de una comunidad de bienes, deberás aportar copia del contrato suscrito entre los socios comuneros, y si te das de alta como socio de una sociedad, original y copia del documento de constitución de la sociedad.

3. Alta en el Ayuntamiento. Licencias de Apertura y Obras.

La licencia de apertura es un permiso del Ayuntamiento para proceder a la apertura de un local en el que se vaya a ejercer una actividad económica. Normalmente tendrá que dirigirse para su tramitación al departamento o área de urbanismo.

El coste de la licencia de apertura se calcula para cada local teniendo en cuenta tres factores: relevancia comercial de la calle, tamaño del local y tipo de actividad.

Con muchos Ayuntamientos, dada la demora en la aprobación de licencias, quizás le interese empezar a funcionar una vez que haya presentado la solicitud, eso sí, habiéndose asegurado de que cumple todos los requisitos necesarios para tu actividad, ya que de lo contrario se verá obligado a cerrar o subsanar las deficiencias detectadas, pudiendo tener que pagar alguna multa.

La licencia de obras es un permiso municipal necesario para poder realizar obras de acondicionamiento o mejora en tu local, oficina o nave. La licencia será de obra menor o mayor dependiendo de la envergadura del proyecto, lo que influirá en la cuantía de las tasas a pagar. En el caso de las obras mayores tendrá que presentar un proyecto técnico firmado y visado por un perito o arquitecto técnico autorizado.

4. Alta ante los organismos de Trabajo

Además, tendrá que realizar otras gestiones, como comunicación de apertura del centro de trabajo, o legalización de libros de visita.